Medio Ambiente aspira a implicar a un total de 150 colegios gallegos en la segunda edición de su campaña de reciclaje de pilas ‘Pilabot’. Todos los centros escolares interesados en participar podrán inscribirse desde hoy hasta el próximo 13 de diciembre en la sección INSCRIPCIONES.

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda, en colaboración con los gestores de pilas autorizados en Galicia (Ecopilas, ERP y Ecolec), impulsarán de nuevo este año la campaña Pilabot, una iniciativa para promover la recogida selectiva de pilas, acumuladores y baterías usadas en los centros educativos de primaria y secundaria de la comunidad, al tiempo que se conciencia a las nuevas generaciones sobre el impacto medioambiental de este tipo de residuos.

La campaña incluye como actividad principal un concurso de reciclaje, de forma que todos los centros participantes competirán entre sí para conseguir las mejores cifras de recogida de pilas. En total, se repartirán 7.500 euros divididos en cuatro premios, que los ganadores deberán destinar a la compra de material escolar, deportivo o a la organización de actividades educativas.

En esta segunda edición, el objetivo de la Xunta es llegar la un total de 150 colegios de toda Galicia e igualar o mismo superar los buenos resultados conseguidos el curso pasado. De hecho, durante la primera convocatoria del concurso Pilabot se recogieron entre todos los centros participantes cerca de 44 toneladas de pilas, acumuladores y baterías usadas, unas cifras que representan casi la quinta parte de las 230,5 toneladas que se recopilaron el año pasado en el conjunto de la comunidad autónoma.

Los colegios interesados en participar podrán inscribirse a partir de hoy y hasta el 13 de diciembre –o hasta completar las plazas ofertadas; y el concurso de recogida de pilas comenzará oficialmente en enero y se prolongará hasta el próximo mes de mayo.

Los gallegos, cada vez más concienciados

Hace falta recordar que este tipo de residuos tienen una alta carga contaminante y además están presentes en toda clase de dispositivos. Por esta razón, desde la Consellería se considera especialmente importante fomentar su correcta separación desde los colegios con el fin de que el mensaje llegue a las nuevas generaciones y contribuya a concienciarlas sobre el impacto medioambiental que pueden llegar a tener.

A modo de ejemplo, una sola pila de botón como la que se emplea en un reloj puede contaminar hasta 600.000 litros de agua, lo que equivale al consumo de 30 personas durante toda su vida. Por eso, resulta primordial que este tipo de residuo se deposite en el colector correspondiente para garantizar que se le dé el tratamiento idóneo.

En todo caso, en los últimos años se ha detectado un incremento notable de la concienciación de la población gallega con respeto al tratamiento de las pilas, pero aún queda camino por andar. Según las cifras de 2018, en Galicia se recuperaron 230,5 toneladas de pilas, lo que supone un incremento del 25% en la última década y del 8% respeto a las cifras de hace tres años. En el caso concreto de las pilas de origen doméstico, la tendencia es igualmente positiva, superando en 2018 las 200 toneladas recogidas.